Cuando las marcas comienzan a dar los últimos manotazos de ahogado, uno empieza a preguntarse qué fue lo que falló. A continuación presentamos algunas señales que alertan que es tiempo de rediseñar una nueva imagen corporativa.

El tiempo no es en definitiva un elemento malo para las marcas; los consumidores prefieren marcas confiables que han superado la prueba del tiempo. Sin embargo, debe examinarse la razón de dicha confianza antes que la marca continúe con la misma identidad de forma indefinida. ¿Los clientes aprecian tu dedicación a la calidad, a la propiedad familiar y a las prácticas sostenibles? O, ¿recuerdan tu marca por los comerciales de décadas atrás? Si es esto último, es momento de poner a descansar tu marca. Conoce aquí otras formas de saber si tu marca ha pasado a mejor vida.

Rediseño de marcas

Cuando el fundador o embajador de la marca ya no está presente.

 

Cuando la credibilidad de una marca depende de un fundador icónico que lamentablemente ha fallecido, entonces definitivamente es momento de considerar renovar la marca. Por supuesto, en caso de fallecimiento, no significa que la imagen del embajador o fundador se quite por completo de la marca. Solo necesita ser rediseñada. Puedes jubilar tu marca, en lugar de desaparecerla por completo.

 

Un ejemplo es el Coronel Sander. El hombre de cabellos blancos del logo de KFC era de verdad una persona llamada Harland Sanders, que hizo comerciales entre otras publicidades. Cuando el fundador e ícono de la marca falleció en los ochenta, la marca mantuvo la imagen del Coronel y el folclorismo original, pero dejaron de mostrar comerciales en donde aparecía el personaje.

Rediseño Kentucky

 

Si el fundador de la compañía es una parte importante del panorama de la industria, lo lógico es seguir honrando su memoria de alguna manera–a través de un icono o una línea de productos– sin pretender que esto sea simplemente negocios y que tu fundador no es tan alegre como solía ser.

 

Desafortunadamente, no todos los fundadores tienden a retirarse de forma íntegra y respetuosa. Algunas veces se llevan su reputación y la de sus organizaciones hasta la tumba.

Si ese es el caso, renovar la marca puede no ser suficiente, necesitarás llevar a cabo un cambio total de asociación de marca.

 

 

Cuando tu marca representa algo que ya no tiene validez cultural

 

En los años cincuenta, las políticas de género no eran un tema controversial como lo es ahora. En la publicidad de esa época se podía decir cosas relacionadas a la mujer y a su perpetua labor en la cocina, así como el servicio al esposo, encargado de mantener el hogar.

 

Es cómico ver cómo muchos de estos anuncios eran casi violentamente ofensivos y aun así se las arreglaban para mostrarlos con un toque de encanto. Por mucho que podamos haber “disfrutado” en cierta manera estos nostálgicos anuncios, algunas marcas deben quitar esa postura empresarial sexista, racista y en general ofensiva (si es que la tienen aún) para poder surgir en el siglo 21.

 

 

Cuando las marcas ya no pueden ofrecer lo que los consumidores esperan

 

De forma ocasional los alimentos pasan de moda. Algunas veces descubrimos que ciertas grasas implican grandes riesgos para la salud del corazón que lo que se pensaba. O en el caso de materiales fabricación, hay casos en que algunas empresas descubren que los materiales que utilizan para la fabricación de sus productos ya no son apreciados o legales como solían ser años atrás. En ese tipo de situaciones la marca debería reagruparse, más no desaparecer, pues a veces los productos que eran antiguos vuelven a la moda de gran manera. Es cuestión de conocer bien a nuestro público objetivo y saber qué tan cambiantes son con respecto al servicio que ofrece tu rubro.

 

Puede que tu marca haya tenido una muerte lenta y agonizante, pero eso no quiere decir que el círculo de la vida no continúe. Asimismo, en el mundo del marketing, por no decir del mundo actual, existe tal cosa llamada reencarnación de la marca. Por lo tanto, una vez que determines la causa de muerte de tu marca, puedes proceder a tomar medidas para rediseñar una nueva, mejor y más personalizada imagen corporativa, que mantenga los aspectos valiosos de la anterior. Solo queda decidir si es tiempo de comenzar de nuevo.

 

Artículo Escrito por:

Mariana Barreto
Gerente Comercial en Staff Digital
Agencia de Diseño y Marketing Digital en Lima, Perú.

http://www.staffdigital.pe